Las ‘populares’ recetas del Chef Mariano

Mariano Rajoy tardó unos 35 minutos en leer los trece folios que ocupa el discurso de clausura de la Convención del PP en Málaga (atención a cómo lleva marcadas en negrilla las frases clave), pero las televisiones sacaron unos tres totales de 25 segundos cada uno, que suman un minuto y quince segundos. Lo que no salió en la tele nunca existió.

Que nadie piense que es una conjura contra este hombre, el propio Partido Popular ofrece sólo un resumen de cuatro minutos en su web y con esta versión light, basta y sobra para saber el mensaje oficial del PP para el 20-N y ponerle el termómetro a la oratoria que plantea Mariano Rajoy.

Cuando el candidato no es un orador que hipnotice a las masas, más vale asumir las propias limitaciones y actuar en consecuencia. Esto suele dar mejores resultados que cargar contra molinos de viento y acabar siendo un Churchill de baratillo.

EL EJEMPLO

Mariano Rajoy tiene buena percha para las chaquetas, pero es lo poco que se salva de su imagen. Con el cabello teñido, su barba entrecana no disimula el prominente mentón, aunque sí las grandes cicatrices que le produjo un accidente de tráfico en su juventud. Sus cejas cortas, los párpados caídos y sus grandes orejas le dan una presencia atípica para un candidato. Lo mismo que ocurre con Rubalcaba.

Otra cosa es su oratoria. Mientras Rubalcaba mantuvo un par de intervenciones por jornada de la convención preelectoral, Rajoy ha concentrado el mensaje en la clausura. Mientras Rubalcaba asumió la exposición de contenidos programáticos (sanidad, igualdad…), Rajoy ha optado por un mensaje más emocional, más elevado y con reminiscencias históricas inclusivas. Tocar los temas más sensibles le podrían desgastar electoralmente.

ANALISIS AL MINUTO

En el primer minuto y medio del video oficial lanza un mensaje inclusivo a todos los votantes para que elijan al Partido Popular. No en vano, el titular de la nota de prensa del partido ha sido: “Quiero ser el presidente de todos los españoles”, una afirmación que calca la del discurso de coronación de Juan Carlos I en 1975: “Quiero ser el Rey de todos los españoles”.

Es interesante cómo evita hacer pausa entre la frase anterior: “No quiero ser el presidente del Gobierno de los militantes del PP” y su frase clave: “Quiero ser el presidente de todos los españoles”. Una oleada de efusivos aplausos cuando no tocaba podría haber llevado a una escena de chiste (Ya le pasó a José María Aznar).

A partir del minuto 1:35, enumera sus propuestas: 1-“Unir a todos los españoles en un proyecto común”; 2-“Aspiro a ser el presidente de España, pero sobre todo quiero ser el presidente de todos los españoles” (repitiendo y reforzando el mensaje principal); 3-“No aspiro a caer bien a todos, pero sí aspiro a gobernar bien para todos” (las encuestas siempre le han dado peor valoración como candidato que como gobernante); 4-“Yo creo en España y en los españoles” y 5-“Volveremos a estar entre las naciones más avanzadas”. En el minuto 4:02 se despide dando las gracias a todos y se aparta del atril para recibir los aplausos.

Es interesante como el resumen no incluye las alusiones a los andaluces, a ETA o la búsqueda del diálogo con otras fuerzas políticas (fundamental si no logra la mayoría absoluta). Esta táctica de distanciamiento de lo inmediato y lo concreto se inscribe muy bien en una estrategia general que busca evitar la erosión del candidato. Puede que lo dijera a los presentes, pero el propio partido no lo ha destacado.

OTROS ASPECTOS

Si comparamos las intervenciones de otras líderes de su partido, Rajoy es siempre el policía bueno. La técnica en España es muy habitual y ya la usaron Felipe González-Alfonso Guerra, José María Aznar-Francisco Álvarez Cascos o Mariano Rajoy-José María Aznar. Uno contenta al electorado más moderado y otro, al más radical.

Una curiosidad: Rajoy suele utilizar en muy contadas ocasiones un lenguaje coeducativo (ya saben, eso de “compañeras y compañeros”, “españolas y españoles”). La fluidez del discurso lo agradece, aunque signifique un riesgo de rechazo ante determinado perfil de votantes. Líderes de otros partidos no se podrían permitir la más mínima crítica en ese sentido. Les saldría demasiado caro.

Publicado en Valencia Plaza.

Fuente original del video: http://www.pp.es/pp-tv

Anuncios

Acerca de AlvaroMohorte

Asesor de Comunicación con amplia experiencia en comunicación corporativa e institucional. Entre sus trabajos destaca la formación de portavoces empresariales, políticos y de entidades financieras relevantes en el ámbito de la Comunitat Valenciana.
Esta entrada fue publicada en Comunicación, discurso, Hablar en público, mensaje, oratoria, telegenia y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s